Si estás animado a correr te compartimos aquí 10 consejos simples y prácticos pero también muy importantes para que puedas disfrutar de este maravilloso de deporte desde el principio y continuar corriendo por mucho tiempo.

Una de las grandes ventajas que tiene el correr es que puede decirse que es un movimiento natural en el ser humano, corremos desde niños, cuando empezamos a caminar más rápido.

1.- Un análisis de pisada siempre es útil

Muchos principiantes no se dan cuenta de lo importante que es usar un buen tenis para empezar a correr.  Generalmente compran el modelo que está en oferta sin saber si es el más adecuado al tipo de pisada, o bien el que está “de moda” o el más “bonito”. No te decidas por el color o diseño, ya que eso no será lo más importante cuando estés corriendo. Lo ideal primero sería acercarse a una tienda especialista y hacerte un análisis de pisada.  Allí te medirán el pie, verán cómo caminas, cómo corres (incluso pueden hacerte la prueba en una banda para correr,) y podrás probar un poco los tenis antes de comprarlos. Si no encuentras una tienda con este servicio puedes intentarlo en un podólogo, fisioterapeuta o cualquier otro profesional en la materia. Los amigos pueden ser de gran ayuda. Lo más importante es que tengas el modelo adecuado para tus características de pisada.

u13_vamos-400

2.- Empieza a correr para después competir

Empieza a trotar o correr de manera regular y, cuando ya corras más de 30 minutos continuos busca una carrera y regístrate.  La distancia más recomendable para empezar son los 5 km, sobre esta distancia objetiva podrás definir tu entrenamiento. Y, al fijar una fecha, tendrás un plazo máximo, lo que te permite tener mayor motivación y compromiso.

3.- Sigue un plan de entrenamiento de acuerdo a tu nivel (principiante, intermedio, avanzado)

Empieza por el principio y elige un plan compatible con tu estado de forma actual. No te sobrestimes ni te subestimes tampoco. Lo más recomendable es buscar un entrenador dentro de un club o equipo de corredores o atletas multideporte. ¿Por qué?…, porque un entrenador es un especialista que podrá ayudarte a ubicar tu nivel de condición actual, hacia donde quieres llegar y cómo llegar a tu objetivo. Entrenar solo es posible, pero el avance es más lento que seguir un plan de entrenamiento con una persona especializada en este deporte.

4.- Baja el ritmo

Corre despacio o bien, si lo necesitas, empieza a CAMINAR antes de correr. Una vez que puedas correr de manera continua durante 30 minutos podrás aumentar distancia ya sobre una base sólida de resistencia.  Concéntrate en correr cada vez más tiempo o distancia de manera gradual y no tanto en mejorar tu ritmo. Es decir, no te presiones por la velocidad, al principio es más importante correr cada vez un poco más.

5.- Mejor con amigos

Correr solo es bueno, pero correr con amigos siempre serás más entretenido y divertido.  Además, tiene sus ventajas, los compañeros de entrenamiento te ayudarán para mantener el estilo de vida saludable y te ayudarán a salir a correr los días que no te apetezca. Y también te animarán a competir cosa que, quizá solo, tardarías mucho más en animarte a hacerlo.  Socializar corriendo lo hace más divertido y más seguro.

6.- Corre mínimo 3 días por semana

Los planes de entrenamiento de tres o cuatro días por semana te permiten recuperar de uno a otro día de entrenamiento con el estímulo suficiente para que tu salud y bienestar sigan beneficiados. No te saltes sesiones o ejercicios y trata de cumplir con todo el plan de entrenamiento. Si se te pasa un día no trates de recuperarlo, simplemente sigue con el plan según esté planteado. No olvides que los días de descanso son parte de proceso de entrenamiento. Necesitamos bajar un poco el nivel de actividad para adaptarnos al entrenamiento. Así es como se gana fuerza, forma y velocidad. Como mínimo deberías descansar UN DÍA POR SEMANA y completamente.

7.- El cruzado mágico

Mejora tu desempeño como corredor haciendo entrenamiento cruzado dos días por semana. Esto es, busca otros ejercicios o actividades (que no sean correr),  que mejoren tu fuerza muscular y flexibilidad, como son pesas, yoga, pilates, ejercicios de fortalecimiento del tronco o calisténicos, e incluso otros ejercicios aeróbicos, como ciclismo y natación, por ejemplo.

8.- Come bien

Modifica tu dieta para que esté en consonancia con tu estilo de vida saludable. Si comes sano tendrás la energía necesaria para correr, recuperar, sentirte mejor y rendir más.  Alimentarte bien y suficiente de acuerdo a la actividad que estés haciendo, es más importante de lo que imaginas. Porque, si tu nutrición no es buena, tu desempeño corriendo tampoco lo será.

9.- Hidrátate bien

Bebe más agua. Para ello, bebe aunque no tengas sed. Estar bien hidratado es muy importante ya que nuestro cuerpo necesita del agua para múltiples funciones fisiológicas. Si es importante estar bien hidratado aun siendo una persona sedentaria, imagina lo importante que es cuando eres una persona que hace ejercicio de manera regular. Hay cientos de artículos especializados solo en la hidratación dada su gran importancia.

10.- La regla del 10 ó máximo el 20% semanal

Aumenta el tiempo de carrera de modo gradual, primero pensando en el tiempo y después empezarás a contar y aumentar la cantidad de kilómetros corriendo. Lo mejor sería que nunca hicieras más de un 10 ó 20% respecto a la semana anterior para evitar lesiones y dejar que los músculos se acostumbren a la carga de entrenamiento.  Es decir, una vez que corres por 30 minutos continuos, empieza a aumentar tiempo o distancia en no más del 10%,  si corres 4 km, la semana siguiente podrías aumentar 4,4 km, y así sucesivamente.

Escrito por Susan Paul para: www.runners.es
Susan Paul ha entrenado a más de 2,000 corredores y es fisióloga del ejercicio y directora de la Fundación Orlando Track Shack. Si quieres saber más, entra en www.trackshack.com

Traducción y edición por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com

VíaSusan Paul
FuenteRunners.es
COMPARTIR