Always belive, Circuito de las estaciones Verano – Arboledas

El domingo 23 de julio, antes de las 07:00 horas, más de tres mil corredores arribaron por las distintas calles del fraccionamiento Arboledas, en Atizapán de Zaragoza, para ubicar la línea de arranque del Circuito de las Estaciones Verano – Arboledas 2023.

Participantes y familiares comenzaron a ponerse de acuerdo y fijar un punto de reunión después de la carrera. Una vez que se confirmó la seguridad en toda la ruta, los corredores que ya se encontraban en el punto de salida, realizaron una rutina de calentamiento guiada por Under Armour. Después, el Ingeniero Antonio Dávila, director de la Carrera Arboledas, habló del significado y el rescate –después de la pandemia– de esta carrera, que se ha convertido en una tradición para la comunidad de corredores que han participado en alguna de sus 32 ediciones.

Todo estaba listo. Una vez que concluyó el conteo regresivo, los corredores salieron poco a poco para realizar las distancias de 5 y 10 kilómetros, entre porras y aplausos del público, que más tarde los esperaría en la meta.

Su historia

El circuito de Arboledas comenzó a organizarse en 1989, año que se corrió por primera vez en su modalidad de 10 kilómetros.

Antes de su existencia, los vecinos del fraccionamiento Arboledas salían a correr por los camellones y senderos donde se podían observar tres especies de árboles; eucalipto, jacarandas y pirules.

El diseño de la ruta –que se mantiene vigente– estuvo a cargo de la Federación Mexicana de Atletismo y del profesor Pedro Fletes Omaña, Agrimensor Certificado por la IAAF. Ellos fueron los encargados de medir y certificar el recorrido de 10 kilómetros.

Con los años la competencia se convirtió en la favorita de los atletas por la estabilidad del suelo, detalle que permitió a los corredores incrementar la velocidad sin contratiempos y registrar buenos tiempos en esa distancia. Tal cómo lo hizo en la primera edición Gerardo Alcalá García que impuso el récord de 00:29:18, que hasta la fecha nadie ha logrado superar.

Desde el año 2016, esta carrera se integró al circuito de las Estaciones en México y se le asignó la que corresponde al verano. Además, se incorporó una carrera de cinco kilómetros y una caminata recreativa de 3 kilómetros para que toda la comunidad tenga la oportunidad de disfrutar este evento.

Los ganadores

El primer corredor que llegó a la meta fue Jorge Andrés Raygoza Solís, que realizó un tiempo de 00:17:22 en los 5 kilómetros. En la rama femenil, el primer lugar fue para la corredora Carla Sánchez González, que registró 00:22:00.

En la distancia de 10 kilómetros los ganadores fueron, en la rama varonil, Armando Cabrera Aguilar, con un tiempo de 00:33:20; y en la rama femenil, Johana Lucero Rivera Monreal, con un tiempo de 00:40:54.

Así lo vivieron los corredores

Para Ignacio Miranda Ledesma, que llegó en sexto lugar general y primero en su categoría, la ruta “estuvo planita, las calles en general estaban bien, con algunas grietas”. Se había preparado poco para esta carrera ya que entrenaba “sólo los fines de semana y muy poco entre semana”.

La máxima distancia que ha realizado es medio maratón, pero comentó que su especialidad son los 5 kilómetros. Ignacio compartió la estrategia que utilizó para ésta distancia: “Salgo rápido, identifico el grupo que lleva mi ritmo y no me despego de ellos. Si tengo la oportunidad de rebasarlos lo hago. Si me siento cansado voy atrás, pero trato de no me despegarme del grupo”.

José Guadalupe Viurquis González de 63 años platicó que lleva más de 20 años participando en la carrera de arboledas, “cada año compito”. Él vive en Naucalpan y se prepara en una pista que se encuentra en “un camellón, que se llama Las Marinas”.

Sus entrenamientos los organiza de la siguiente manera: “Los lunes corro velocidad, martes hago distancia media, el miércoles recorro entre 15 y 17 kilómetros y al siguiente día bajo la intensidad, el viernes vuelvo a correr velocidad con intervalos; sábado hago distancia larga y el domingo descanso”.

José trata de salir rápido, busca mantener su ritmo que le permite medir su desempeño para que el último tramo apriete el paso y registre un buen tiempo.

El circuito de Estaciones Verano – Arboledas es ideal para que los corredores realicen las diferentes distancias acompañados por sus mascotas. Carlos Pérez Flores y Apolo, un pastor alemán de 2 años y medio, concluyeron la prueba de cinco kilómetros de manera exitosa. Carlos comentó que para entrenar con Apolo, “procura traerlo con pechera para no cortarle la respiración, trata de ir a un ritmo promedio de 05:00 a 05:30 para no desgastarlo y cada dos kilómetros lo hidrata con agua que les proporcionan en el abastecimiento”. Apolo ha participado en distancias de 10 kilómetros y en algunos trails que organiza Asdeporte.

Hace un año Gabriela Altamirano comenzó a correr y ese domingo participó por primera vez en una carrera. Sus amigos le contaron del ambiente que se vive en este evento. Ella pensó que se iba a tardar en terminar, pero en la carrera se sintió muy bien y estableció un buen tiempo. Además, observó que “la gente esta familiarizada con la ruta y los corredores más experimentados ya conocen el movimiento de la carrera”, eso creó un ambiente agradable para los principiantes en el mundo del running.

Casa Hogar San Luis Gonzaga

El público visitó el stand donde destacaban las pinturas de la Asociación Hogar Infantil San Luis Gonzaga, que recibió el apoyo de esta carrera con causa.

Esta asociación, creada hace 40 años, atiende a pacientes con parálisis cerebral de bajos recursos. Además de apoyarlos con terapias físicas, también les ayudan a desarrollar otras habilidades en su taller laboral. Ahí realizaron las pinturas y manualidades que estuvieron a la venta al final de la carrera.

Recuperación a ritmo de Jazz

Después de recibir el kit de finisher, los corredores se trasladaron a la zona de recuperación. Buscaron a las personas que los acompañaron, degustaron una bebida cortesía de Nutrisa y disfrutaron del ambiente a ritmo de jazz. La música estuvo a cargo de la Big Band Infantil y Juvenil de Pavel Loaria.

Pavel platicó que cuando estuvo en Nueva York tuvo la oportunidad de ver varias Big Bands compuestas por niños y adolescentes. Esto lo motivó para crear una, en la Ciudad de México en el 2016. “Esta es la tercera generación. Llevamos siete años y actualmente cuenta con 30 alumnos”.

La Big Band Infantil y Juvenil se ha presentado en diversos escenarios como el Lunario, el Festival Internacional Cervantino, Festival de Jazz en Pachuca y Jazzmex en Cenart, entre otros. Los niños que participan en esta Big Band tiene entre 7 y 19 años.

Y para completar tu mandala inscríbete ya en las dos estaciones que faltan:

Circuito de las Estaciones OTOÑO 2023 – 22 octubre

Circuito de las Estaciones INVIERNO 2023 – 3 diciembre

 

Por Sonia Ybañéz para: www.asdeporte.com