Sí, los beneficios a la salud que brinda el café son reales, diversas investigaciones han demostrado que puede prevenir el cáncer, ayudar en la enfermedad del Alzheimer y otras afecciones. Te invitamos a conocer porque tomar café está bien.

Durante las últimas décadas la reputación del café había sido muy mala. Esto porque en 1991 la Organización Mundial de la Salud clasificó a la bebida como un “posible carcinógeno” (es decir, que podría producir cáncer o favorecer su aparición). Pero, afortunadamente, hace tan solo 2 años, en 2016, la misma organización corrigió y encontró que “no existía evidencia concluyente de un efecto carcinógeno por tomar café”. De hecho, por el contrario, la mayoría de las últimas investigaciones acerca del café son altamente positivas, es decir que, en lugar de ser dañino para su salud resulta que el consumo regular del café (con moderación, por supuesto) es realmente bueno.

Por otra parte, en marzo del presente año, un juez con sede en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, California, dictaminó que las empresas deberían poner etiquetas de advertencia de cáncer en los productos de café que se vendan en California. Y esto fue porque cuando el café se tuesta produce una sustancia química llamada acrilamida, que se clasifica como un carcinógeno en el estado de California. Pero resulta que la acrilamida solo causa cáncer en los roedores de laboratorio.

“Grandes cantidades de acrilamida se ha demostrado que causa cáncer en animales modelo, pero no hay ninguna evidencia comprobada que demuestre el incremento de riesgo de cáncer en humanos”, dice la Dra. Catherine Carpenter, Ph.D., MPH, una investigadora de riesgos de cáncer desde patrones dietéticos y profesor adjunto en el Centro de Nutrición Humana de la UCLA. Además, “los animales están expuestos a una concentración de acrilamida hasta 60 veces mayor que la que los humanos están expuestos”. Si tú estuvieras bebiendo demasiado café todos los días para exponerte a tanta acrilamida, probablemente tendrías otros problemas que un mayor riesgo de cáncer.”

Como verás, las últimas investigaciones han demostrado que el café NO causa ningún problema de cáncer ni de ninguna otra enfermedad. He aquí cinco razones respaldadas por la investigación para encender la cafetera con toda confianza:

1.- El café podría reducir el riesgo de ciertos cánceres.

Hay más de 1,000 compuestos en el café, muchos de los cuales albergan compuestos anti-inflamatorios y anti-cancerígenos, según una reciente revisión de investigación del BMJ. “El grano de café en sí tiene antioxidantes, que ayudan a prevenir el daño de los radicales libres que potencialmente podrían llevar al cáncer”, explica Susan Oh, MPH, directora del programa de investigación de nutrición en Johns Hopkins, quien no se ha involucrado con el estudio.

De acuerdo con su reporte el consumo de café está asociado con el bajo riesgo de melanoma y leucemia, así como los cánceres de próstata y endometrio. Lo que es más, en 2017 un estudio de la Universidad del Sur de California encontró que los bebedores de café son 26% menos probables de desarrollar cáncer colorrectal que los no bebedores de café. Y aquellos que beben más de 2 y media tazas al día son 54% menos propensos de enfermarse de cáncer.

2.- El café podría ayudar a prevenir la Diabetes Tipo 2

La Diabetes se ha incrementado en los Estados Unidos: cerca de 1.5 millones de personas son diagnosticadas cada año de acuerdo a la Asociación Americana de Diabetes, y aproximadamente 7.2 millones de personas tiene la enfermedad pero aún no lo saben. En México, 4 millones de personas fueron diagnosticadas con diabetes el año pasado. Pero no todo son malas noticias, investigadores de la Universidad de Harvard piensan que beber café – ya sea descafeinado o regular-, podría ayudar a prevenir el desarrollo de la Diabetes Tipo 2, la más común de todas. De acuerdo a este análisis, el cual fue publicado en el periódico “Cuidados de la Diabetes”, mientras más café bebe la gente, menor es el riesgo de desarrollar la Diabetes Tipo 2. (Sin embargo, es posible exagerar. Para mantener a raya el insomnio, los problemas de estómago y las migrañas, los expertos en salud recomiendan no tomar más de cuatro cafés de 8 onzas al día).

Por otra parte, el café contiene cromo, un mineral que ayuda al cuerpo a utilizar insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre.

3.- El café podría reducir el riesgo de padecer Alzheimer

En la última década estudios encontraron una relación entre el consumo de café y la disminución de riesgo de demencia. Se creé que el alto contenido de la cafeína podría ser el responsable de los beneficios que estimulan el cerebro. Un pequeño estudio de sujetos que mostraron signos de problemas de memoria descubrió que, en un periodo de dos a cuatro años, las personas con niveles más bajos de cafeína en la sangre tenían más probabilidades de desarrollar demencia que aquellos con niveles más altos.

¿Quieres preparar una deliciosa taza de café para seguir leyendo?… ¡Adelante!

4.- El café también podría proteger tu corazón.

Durante décadas los pacientes con ritmos cardiacos anormales (que pueden aumentar el riesgo de paro cardiaco repentino y accidente cerebrovascular), se les aconsejaba evitar la cafeína. Sin embargo, un nuevo análisis publicado en abril de 2018 indica que beber café en realidad puede disminuir la frecuencia de la fibrilación auricular hasta en un 13%

Pero eso no es todo lo que el café puede hacer para proteger el órgano más vital de tu cuerpo. De acuerdo con la revisión de BMJ, las personas que beben café tienen un 19% menos de probabilidades de morir de enfermedades cardiovasculares y un 30% menos de probabilidades de morir de un derrame cerebral que sus contrapartes que se abstienen del café.

5.- El café podría ayudarte a vivir más años

Y la razón más importante, investigaciones demostraron que las personas que beben café quizá son menos propensas a morir de cualquier causa. Esa fue la conclusión de una revisión en 2016 en el European Journal of Epidemiology, que encontró que beber cuatro tazas de café al día se asoció con un menor riesgo de mortalidad, incluidas las muertes por enfermedad cardíaca y cáncer.

¡Bebamos un delicioso café por la vida!

 

Por Maria “Masters for Prevention” escrito para www.runnersworld.com
Traducción y edición por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com

COMPARTIR