Mientras el fin de año se acerca y la temporada de triatlón termina, muchos triatletas buscan algún desafío interesante para cerrar el año. Y a veces con el frío se vuelve más fácil correr y hay más opciones de carreras y maratones por hacer. Afortunadamente, el entrenamiento de triatlón durante la primavera y verano se presta muy bien para preparar un maratón al final del año. Con algunos ajustes y cambios en el entrenamiento, en especial en el enfoque de éste, un triatleta puede entrenar efectivamente para una maratón sin dejar de mantener el equilibrio proporcionado por la natación y el ciclismo. Si eres triatleta y quieres correr un maratón estos son algunos cambios que tendrías que hacer en tu entrenamiento.

Entrenar MÁS CARRERA

Bueno, esto es obvio, pero es necesario profundizar un poco más. Mientras el entrenamiento de triatlón es excelente para desarrollar una buena resistencia aeróbica, correr un maratón requiere una resistencia muscular más específica, particularmente la capacidad de manejar contracciones musculares en las piernas por tantos kilómetros y kilómetros haciendo el mismo movimiento y esfuerzo.

Carrera larga o distancia con amigos

 

Los triatletas que se enfocan en el rendimiento en un maratón deben buscar hacer dos sesiones de carrera de calidad por semana para aumentar la condición física específica del maratón, con 2 a 3 carreras de longitud más corta a moderada, recuperación o carreras aeróbicas fáciles para desarrollar resistencia a la carrera.

La estructura de las sesiones de calidad se refiere a un día de distancia larga, el día de la famosa “distancia” a un ritmo de suave a moderado, en donde se trata de aumentar, poco a poco, la distancia y la resistencia de nuestro cuerpo y mente a dicha distancia. Mientras la otra sesión de calidad sería un día de MEDIA distancia, es decir, no tan largo como la distancia pero no tan corto como las demás sesiones de entrenamiento. Y en esa media distancia correr una parte a un ritmo que se acerque a lo que vamos a correr en el maratón.

Mientras los entrenamientos de duración moderada serían con intervalos a paso de 5 km, por ejemplo, o a buen ritmo tempo run. Ahora bien, como estás siguiendo un plan de entrenamiento de MARATÓN PARA TRIATLETAS, tendrás algunas sesiones de natación y ciclismo como recuperación y trabajo aeróbico. Por lo tanto, el kilometraje semanal no tiene porqué ser tanto como en el entrenamiento tradicional de maratón en donde solo corres, sin otro deporte de apoyo.

Rueda en bicicleta para completar tu carrera

Aunque correr es primordial en el entrenamiento de maratón, andar en bici puede jugar un rol importante siendo un apoyo fuerte en el entrenamiento de un triatleta para correr un maratón. Rodar bici brinda un estímulo aeróbico adicional y de resistencia sin los riesgos relacionados con el impacto del kilometraje por solo correr. Durante las sesiones en bici rodar a alta intensidad NO es la prioridad, por el contrario, se trata de quitar presión a las piernas después del volumen y la intensidad de los entrenamientos de carrera. Recuerda, el cuerpo no deberá terminar muy cansado después de andar en bicicleta para poder hacer bien los ejercicios clave de la carrera. Por otra parte, como triatleta, no esperes mantener al 100% tu condición física como ciclista si estás entrenando para un maratón y, además, estás fuera de la temporada de triatlón. Es recomendable de 2 a 3 sesiones de ciclismo (1 a 3 horas por semana), sesiones cortas a paso moderado, ritmo aeróbico suave, ayudarán a las adaptaciones aeróbicas que tu cuerpo debe hacer y mantendrán una buena condición física en bici sin restar valor a correr, que es lo importante ahora.

Entrenando ciclismo

Nadar como recuperación y técnica

Finalmente, nadar. La fatiga al incrementar el entrenamiento de carrera podría ser perjudicial para la natación, por lo que el enfoque en la piscina durante el entrenamiento de maratón debe ser ayudar con la recuperación activa mientras se mantiene algo de sensación en el agua. Se recomienda ampliamente el uso del pull buoy para descansar las piernas y aflojar con el simple movimiento del agua, así como el trabajo de técnica para mantener la parte superior del cuerpo comprometida y ayudar con la recuperación de los tejidos blandos. La frecuencia con que vayas a nadar dependerá del tiempo con que cuentas para entrenar, de los gustos de cada triatleta y de sus fortalezas, pero podría recomendar nadar de 1 a 3 veces por semana para apoyar así el entrenamiento del maratón y la recuperación, y mantener cierta familiaridad con el agua para recuperar la forma física para nadar más fácilmente una vez que hayas terminado de concentrarte en correr.

Nado de crol

 

Como habrás leído, con algunos ajustes y cambios en el entrenamiento de un triatleta, éste puede prepararse para correr un maratón. Muchos triatletas han encontrado diversión y éxito al enfrentar un desafío tan grande e importante como lo es el MARATÓN. ¡ÁNIMO, PUEDES HACERLO!

Escrito por Jennie Hansen para: www.triathlete.com

Jennie Hansen es una Terapista física, Campeona de Ironman y Entrenadora de Triatlón USAT Nivel 1 con QT2 Systems. Hansen tiene una trayectoria como corredora de College y profesional, así como varios pódiums en triatlones como profesional. Ella ha estado haciendo triatlón. Ha estado en este deporte por más de una década.

Traducción y edición por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com

COMPARTIR