Cuando el trabajo nos enferma, el ejercicio nos recupera

En nuestro país es muy común que algunos trabajadores, -un porcentaje bastante importante,- tengan algunos padecimientos que merman en su desempeño laboral. Las raíces son muchas y muy variadas, pueden ir desde la falta de cultura laboral, malas condiciones de trabajo o demasiadas horas en éste, lo que puede influir en el desarrollo de problemas en nuestra salud, que representan las principales razones de ausentismo laboral y disminución en la productividad. Te contaremos sus causas, efectos y cómo el ejercicio puede ayudar a evitarlos.

Entre los años 2012 y 2015, el número de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social que reportaron enfermedades ocasionadas por el entorno laboral aumentó un 147% y pasaron de 4,853 casos en el año 2012 a 12,009 para finales de 2015. La lista de enfermedades laborales se modificó y se debieron integrar decenas de padecimientos, entre los que incluye problemas respiratorios, intoxicaciones, trastornos mentales y de comportamiento, problemas infecciosos y parasitarios, digestivos, de endocrinología, circulatorios y osteomusculares, entre otros. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social estableció que las causas eran variadas e incluían exposición de agentes físicos, químicos o biológicos, así como factores de riesgo psicosocial y ergonómico, producto estos últimos de intensas cargas de trabajo, jornadas laborales extenuantes, sobre esfuerzo mental o físico y uso continuo de máquinas, equipo o herramientas ya sea en oficinas, fábricas o en campo agrícola. Además, pueden influir en problemas de adicción al alcohol, tabaco o drogas.

Oficina sin suficiente espacio ni ventilaciónLas causas son muy variadas, incluyen la falta de cultura laboral y orientación por parte de las empresas, debido a la falta de normatividad en la legislación y las jornadas de trabajo sin descanso que afectan gravemente a los trabajadores y merman su estado físico y mental.

Las autoridades en el tema han agrupado las principales enfermedades en la siguiente lista:

1.- Hipoacusia: debido a la exposición a sonidos demasiado fuertes en el trabajo, se puede reducir la capacidad auditiva; se presenta en más del 32% de la población trabajadora.

2.- Afecciones respiratorias: pueden ir desde resfriados, bronquitis, enfisema, asma o neumonía, ocasionadas por cambios bruscos de temperatura, trabajar bajo temperaturas extremas, o bien, en lugares encerrados, sin suficiente ventilación para la cantidad de personas laborando en una misma área.

3.- Neumocomiosis: es un conjunto de enfermedades pulmonares ocasionada por inhalación de polvos químicos o ambientales en el lugar donde se trabaja.

4.- Dolores musculares: hombros, cuello, cintura y espalda son los más frecuentes, debido al diseño deficiente del lugar de trabajo.

Fatiga visual5.- Fatiga visual: ocasionado por computadoras sin protectores visuales o continua lectura de documento.

6.- Agotamiento: también llamado síndrome “burnout”, que entre sus síntomas incluyen fatiga, frustración, dificultad para concentrarse y pérdida de interés en el trabajo y a nivel personal.

7.- Estrés:  un padecimiento que frecuentemente puede producir dolores de cabeza, reacciones en la piel, problemas estomacales y depresión o ansiedad.

8.- Violencia: puede ser física, acoso físico o psicológico dentro del ámbito laboral, frecuentemente con personas que tienen mayor poder que el agredido.

México es uno de los países donde más horas se trabajan al año (más de dos mil horas) y donde las personas se retiran a edad más avanzada: poco más de setenta años. Las pérdidas económicas que ocasionan las enfermedades o accidentes laborales son muy elevadas; a la fecha, se han contabilizado más de 2,500 enfermedades.

paseo por la ciudadHay ciertas acciones que son muy sencillas y pueden reducir de manera considerable los riesgos de estas enfermedades. Por ejemplo: dar un paseo a medio día mientras salimos a comer o después de hacerlo, salir de la oficina algunos minutos a tomar aire fresco, si necesitamos hablar con alguien de la misma oficina, en lugar de tomar el teléfono o enviar un correo, caminemos a su lugar y platiquemos, esto nos ayudará a mover un poco las piernas, estirarnos y distraernos mentalmente también.  Si tu oficina está en el 1o, 2o, ó 3er piso EVITA usar el elevador y utiliza las escaleras, no sabes cuántos beneficios trae subir y bajar escaleras diario, y no es tan difícil, es solo un buen hábito que te mantendrá más saludable, tus piernas serán más fuertes y hasta vas a “adelgazar”. Y lo mismo, si estacionas tu automóvil en cualquier sótano, por favor, bajar por el elevador 1, 2 ó 3 pisos en lugar de usar las escaleras para bajar…, perdón pero es demasiada flojera, ¿no crees?

También es bueno levantarse al menos cada 2 horas, caminar, estirarse, moverse de alguna manera para cambiar la postura del cuerpo, ve por un café, sírvete agua, en fin, muévete. Además, es bueno facilitar en las áreas de trabajo una dieta equilibrada y saludable, así como aumentar los niveles de actividad física para disminuir el sedentarismo que producen las horas de trabajo, esto es, ¡promover HACER EJERCICIO!

Si inviertes de 30 a 45 minutos al día, de 4 a 5 días por semana, con seguridad ayudarás a tu cuerpo a tener un buen mantenimiento, lo cual te ayudará no solo a mejorar tu condición física y sentirte mejor, sino también a sentirte bien anímicamente, es decir, con mucha mejor actitud, ánimo y energía para trabajar de manera más eficiente.

Por Asdeporte

VíaAsdeporte
COMPARTIR