Además de todos los beneficios directos a tu salud que se producen al correr (mantenernos en forma, tener buena condición, bajar de peso, correr cada día un poco más, etc…), además de todo eso, correr te hace sentirte simplemente ¡FELIZ!

Y es una realidad científica, no es solo la “sensación” de sentirnos bien. La “sustancia natural” que te hace sentirte más “feliz” se llama “Endorfina”. Son unas pequeñas proteínas que actúan como neurotransmisores de placer. Te sirven para luchar contra el dolor, entre otras muchas cosas, y, sobre todo, para sentirte feliz.

Pues correr nos hace más felices, esa es una máxima que está científicamente probada. La “culpa” la tienen las endorfinas, o, lo que es lo mismo, unas pequeñas proteínas que “nacen” desde una parte del cerebro llamada “hipófisis”. El ejercicio físico nos ayuda a sentirnos mejor porque estimula la producción de endorfinas.

La llave de la felicidad.

Las endorfinas producen en nuestro cerebro sensaciones muy similares a las de la morfina, el opio o la heroína, pero, lógicamente, sin sus efectos negativos. Existen unos 20 tipos distintos de endorfinas, que son las que se encargan de transmitir comunicaciones entre ambas neuronas.

Estos químicos naturales producen una analgesia natural, y estimulan los centros de placer en el cerebro que nos dan sensaciones felices y nos alivian de los dolores y del malestar. Además, también nos protegen contra los virus y las bacterias que invaden nuestro organismo. Eso sí, las endorfinas tienen una vida corta, ya que ciertos enzimas de nuestro organismo las “liquidan”. De este modo, se matinene un equilibrio interior en nuestro cuerpo.

Las endorfinas se descubrieron en 1975, y además, se descubrieron de una forma intencionada, ya que como se tenía la constancia de que el cerebro tiene receptores “autoproducidos” para “captar” las sensaciones gratas de la morfina. Pero la morfina es una droga endógena, exterior a nuestro cuerpo.

Entonces, cabía pensar, ¿esos receptores no se habrían creado, en realidad, para captar los inputs de la morfina? Una vez nos queda claro que las endorfinas las producimos de modo natural y beneficioso, y que el estrés y la fatiga que genera el ejercicio físico las “crea”. ¿Pero, de que otras maneras podemos generar endorfinas? He aquí algunas ideas:  - 2

– Riendo
– En contacto con la naturaleza
– Realizando ejercicios de relajación, como el yoga o el tai-chi
– Recordando buenos momentos del pasado
– Imaginando situaciones agradables
– Descansando o duermiendo.
– Manteniendo relaciones sexuales con la persona que amas (no solo practicando sexo).
– En el caso de los bebés, tomando leche materna (la leche materna contiene endorfinas).
– Tomando café.
– Con el dolor. El cuerpo es capaz de producir un “contradolor” como respuesta para mitigar el efecto de un dolor mayor.

Ahora que sabes de otro de los muchos beneficios que tiene correr, anima a tus hijos a hacer ejercicio poniendo tú el ejemplo. Ponte a correr, de verdad, no te arrepentiras.

COMPARTIR