Generalmente, después de haber corrido un maratón (42.195 km), o alguna competencia de larga distancia y siendo fin de año, la mayoría de las personas se pueden ubicar en dos grupos: un primer grupo que quiere usar el fin de la temporada para descansar, en donde es bienvenido poder dormir un poco más, no tener que levantarse temprano para ir a correr al día siguiente si no quieres y aprovechar más bien para hacer otras actividades que, en muchas ocasiones, por el entrenamiento, no podemos hacer.

Pero hay un segundo grupo que, por el contrario, sigue tan emocionado por el maratón que quiere regresar a correr al día siguiente y volver a entrenar lo más pronto posible. Ya sea porque les fue muy bien y quieren mantener el buen nivel del momento o, por el contrario, porque no les fue bien y quieren volver a intentarlo lo antes posible. La realidad es que, después de completar un maratón o cualquier carrera larga de resistencia no es lo mejor regresar a correr y entrenar nuevamente sin descansar antes. De hecho, todos haríamos bien en tomar un buen descanso después de un evento tan desgastante como es el maratón.

Un maratón es una prueba increíblemente exigente para el cuerpo. Se rompen microfibras en los músculos, se produce deshidratación y se agotan las reservas de glucógeno lo cual afecta otros sistemas en tu cuerpo, especialmente cuando se mantiene el desgaste por un periodo prolongado de tiempo con los meses de alto kilometraje previo a la carrera. Por todo lo anterior, el cuerpo necesita un merecido descanso y, como muchos atletas y entrenadores lo confirman, no solo un descanso físico sino también mental.

Muchos entrenadores e incluso atletas elite recomiendan como mínimo 2 semanas de descanso después de un maratón. Este periodo implica poco o nada de correr y luego, las 2 semanas siguientes, reducir el kilometraje y el esfuerzo al correr. Además, este periodo de descanso podría durar más de 4 semanas, dependiendo de cada persona.

Ahora bien, ya sea que lo llames tiempo de descanso o fin de temporada, esto es simplemente el periodo de tiempo entre una y otra competencia donde has terminado tu entrenamiento específico para un evento importante y aún no empiezas a entrenar para el siguiente. Pues bien, hay muchos beneficios que puedes aprovechar en este periodo de descanso.

1.- De entrada, ¡DESCANSA!

Aprovecha para dormir un poco más, para comer bien, para relajarte sin la preocupación de cuánto me toca correr mañana, o si tienes mucho trabajo en la oficina y tendrías que entrenar mucho más temprano para que te diera tiempo de todo. Relájate, si te quedas dormido viendo la tele que bueno, aprovecha descansar y recuperarte, recuerda que sometiste tu cuerpo a un esfuerzo importante y, así como entrenaste tanto, tu cuerpo y mente necesitan recuperarse.

2.- Cross-training y otras actividades

Aprovecha para hacer otros deportes que casi no practicas u otras actividades que te gusta hacer pero que, por el entrenamiento específico, muchas veces dejamos de hacer o las hacemos demasiado rápido, sin tiempo a disfrutarlas. Puedes nadar, rodar bici, tomar clases de spining, pilates, yoga, y tantos otras actividades que no podemos hacer a diario. Si tienes mascota puedes hacer paseos más largos con ella o a lugares diferentes. Puedes también, jugar golf, basketbol, futbol con los amigos, etc. Si lo piensas bien, hay mil cosas más que también te gustan y puedes hacer, además de correr.

3.- Actividades sociales

Y si tu temporada termina justo cuando llega la época Navideña, pues qué mejor porque puedes hacer más actividades sociales que las que haces normalmente cuando estás entrenando. Visita a tus amigos y familiares, ve al cine, al teatro, a comer con ellos sin prisas, de fiesta y si te desvelas un poco ¡no importa! porque no tienes que entrenar al día siguiente. Sobretodo, aprovecha el tiempo en familia que, generalmente, con las prisas de la rutina diaria nos olvidamos de disfrutar y compartir con quienes más queremos.

4.- Refuerza las áreas débiles en tu deporte

Si eres muy “clavado” en tu deporte, también puedes aprovecha el periodo de descanso para mejorar aquellos puntos que necesitas reforzar. Por ejemplo, si eres nadador y tu técnica al bracear no es muy buena, puedes aprovechar para que, en un par de semanas, enfocarte en la técnica, con calma, sin prisas, sin necesidad de cumplir tantos kilómetros nadando sino simplemente dedicarte a mejorar tu técnica.

5.- Ejercicios de fuerza

Aprovecha para ir la gimnasio o hacer más ejercicios de fuerza en casa, con tu propio peso, para fortalecer en general todo tu cuerpo y mejorar tu resistencia. Eso nunca está de sobra y, por el contrario, fortalecer tus brazos, piernas, abdomen y el cuerpo en general te dará la posibilidad de correr mejor, más rápido y resistir más, además de lesionarte menos.

6.- Rehabilitación y terapias

Si has estado lesionado en alguna parte de tu cuerpo en específico, podrías darle ese tratamiento tan necesario ahora que puedes descansar y dedicar más tiempo a tu rehabilitación. De manera que, cuando termine el tiempo de descanso, estés totalmente listo para iniciar de nuevo con tus entrenamientos.

7.- Descanso mental

Parece mentira pero el descanso mental es tan importante, o más, que el físico. Generalmente pensamos primero en el descanso físico pero se nos olvida que también tenemos que descansar mentalmente. Y esto es distraernos con otros pensamientos, no estar pensando siempre en correr o en cuántos kilómetros aguanto ni en hacer ejercicio. Leer, por ejemplo, es una actividad que ayuda a descansar la menta al leer sobre otros temas o ver nuestro deporte desde otro punto de vista diferente. Busca que te gustaría leer, una novela, sobre historia, ciencia ficción, comedia, drama, en fin. Y claro, también podrías leer sobre deporte pero desde otro punto de vista diferente. Me refiero no a leer la nueva técnica de carrera o consejos para tu próximo maratón, sino alguna novela que hable de correr o sobre la historia de algún corredor. Una gran opción es, por ejemplo, “De qué hablo cuando hablo de correr” (Título original: “What I talk about When I talk about running”), de Haruki Murakami, es un relato buenísimo de cómo empezó a correr el autor y a escribir al mismo tiempo. Es una libro pequeño pero muy sustancioso y entretenido, ideal para las vacaciones.

Finalmente, la carrera de distancia larga así como los deportes de resistencia, en general, tiene el maravilloso efecto de permitir mejorar año tras año debido al hecho de que cada año acumulamos más kilómetros y sometemos al cuerpo a mayores distancias y entrenamientos más avanzados. Por lo que, al final de la temporada, cuando hemos completado más kilómetros hemos adquirido también más experiencia y eso, mi estimado amigo, te hará más fuerte y sabio para enfrentar la nueva temporada.

Disfruta tu fin de temporada, aprovéchala al máximo, y nos vemos el próximo año para empezar un nuevo entrenamiento.

Por Laura Peill para: running.competitor.com
Traducción y edición por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com

COMPARTIR