“Nacidos para correr”, el secreto de los Tarahumaras

El pasado 29 de abril, se corrió el Ultra Trail Cerro Rojo, con la participación de 500 ultramaratonistas de México y 12 países más. Se realizó en el Pueblo Mágico de Tlatlauiquitepec, en la Sierra Norte del estado de Puebla. Fueron 50 km en este mangífico y difícil escenario, donde la mexicana María Lorena Ramirez, fue la ganadora en la categoría femina con un tiempo de 7:03 h., seguida de Jazmín Lozano y en tercero llegó Adi Zamora de la Cd. De México.

Por otra parte, en la categoría varonil, el primer hombre en cruzar la meta fue Daniel Zurita del Estado de México quien finalizó la extenuante prueba en 5:07 h. El segundo puesto fue para Victor Alejandro Martínez de Zacapoaxtla y en tercero Antoine Cortes de Francia.

Ultra-Trail Cerro Rojo 50K - Podio femeninoPor alguna razón inusual, la carrera fue hace casi un mes y apenas la semana pasado se propagó la noticia por todo el mundo. Y lo que impresionó realmente fue que María Lorena, de tan solo 22 años de edad, les ganó a las expertas ultramaratonistas, corriendo tan solo en “huaraches”, como lo hacen tradicionalmente los tarahumaras. Y es que María Lorena es de la etnia Tarahumara y pertenece a la comunidad de Ciénega Norogachi, municipio de Guachochi, en Chihuahua.

La foto del podio de premiación, en donde aparece Ramirez en primer lugar con su falda, una pañoleta al cuello y sus huaraches, se compartió más de 50,000 veces en Facebook desde el 13 de mayo.

Y es que los Tarahumaras tienen una enorme resistencia a correr distancias muy largas y, a diferencia de los demás corredores, no llevan los super-tenis para “trail” o “campo traviesa”, ni monitor cardiaco, GPS, geles, hidratación especializada, ni gorra, ni ningún otro artículo de última tecnología que pudieran aprovechar. De hecho, tampoco siguen un entrenamiento especializado ni sofisticado como lo hacen los demás corredores. Pero, ¿qué es entonces lo que hace que los tarahumaras puedan correr tanta distancia a tan buen paso?

La fuerza de los rarámuris

Hombres TarahumarasLos tarahumaras son un pueblo nativo de México asentado en la Sierra Madre Occidental del estado de Chihuahua. La palabra “tarahumara” es la castellanización de la palabra “rarámuri”, que según el historiador Luis Alberto González Rodríguez, etimológicamente proviene de “rara”= pie y “muri” = correr, y significa “pie-corredor”, y en un sentido más amplio quiere decir “los de los pies ligeros”, haciendo alusión a su tradición más antigua: correr.

 

Tarahumaras corren felicesSon por excelencia corredores de ultra-distancia, y han sido la admiración de muchos corredores, entrenadores y público en general en todo el mundo. El ultramaratonista estadounidense, escritor y periodista, Christopher McDougall ha estudiado tanto a los rarámuris que escribió el libro: “Born to Run” (“Nacidos para correr”), donde trata de entender la increíble habilidad de estos indígenas para correr distancias extremadamente largas a un muy buen ritmo.

Aislados en uno de los terrenos más salvaje de América del Norte, los solitarios indios tarahumara han practicado durante siglos técnicas que les permiten correr cientos de kilómetros sin descansar persiguiendo cualquier cosa, desde un venado para comer hasta un maratonista olímpico, y van disfrutando cada kilómetro que corren. Su talento sobrehumano va a la par de su maravillosa salud y serenidad, increíblemente inmunes a las enfermedades de la vida moderna. Con la ayuda de “Caballo blanco”, un ultramaratonista también estadounidense, quien se quedó a vivir con ellos, McDougall no solo pudo descrubrir algunos de sus secretos, sino también se encontró con su propio “ultramaratonista interior”, y se entrenó para el máximo reto de su vida: 50 Millas a través de la Sierra Tarahumara.

Otro ultramaratonista muy interesado e inspirado en los Tarahumaras es Eric Orten, quien en una entrevista con la BBC explicó sus observaciones sobre los rarámuris. Entre los puntos más destacados de Orten y del libro de McDougall, podemos resumir lo siguiente:

* Los rarámuris viven de una manera muy esencial y básica, sin cambiar prácticamente en nada desde hace más de 400 años. Cuando llegaron los conquistadores españoles, decidieron alejarse de éstos y se escondieron en los complejos laberintos de las Barrancas del Cobre, conocidas también como el Cañón del Cobre, en la sierra chihuahuense. Y es así como, lejos de cualquier desarrollo, han permanecido en esencia de la misma manera que han sido siempre.

Tarahumaras caminando* Tradicionalmente viven en asentamientos muy dispersos por lo que recorren grandes distancias a diario para visitar otras aldeas, para cazar o comercializar. (María Lorena Ramirez, por ejemplo, no tenía un plan de entrenamiento como tal, pero su trabajo diario es caminar de 10 a 15 km diarios cuidando sus cabras y ganado, bajo el sol, el calor del terreno.

* Corren en grupos, ofreciendo apoyo entre unos y otros y enseñando a los más jóvenes a conocer su propio ritmo o paso. En nuestro lenguaje moderno: SABEN TRABAJA EN EQUIPO.

* Para los tarahumaras correr es toda un arte y tradición; forma parte de sus ceremonias religiosas así como de sus juegos tradicionales y competencias en las cuales hombres, mujeres y niños participan.

* Para mantenerse bien hidratados consumen grandes cantidades de cerveza de maíz, la cual es alta en carbohidratos.

* Corren en pequeñas y delgadas sandalias llamadas “huaraches”, con suelas de hule, o bien, descalzos.

* En cuanto a las mujeres, pese a que hace apenas 40 años se les permite correr maratones (sí, antes se pensaba que no eran física ni pscicológicamente capaces de correr?¡!), se ha comprobado que, mientras mayor es la distancia la diferencia entre los tiempos de los hombres y mujeres es mucho menor, es decir, son muy fuertes y resistentes. Hace un par de años, Emily Baer se inscribió al Ultra-trail Hardrock 100 Miles. El tiempo límite para terminar este ultramaratón era de 48 horas, compitieron 500 corredores y ella terminó en 8o. Lugar general. Sí, entre los 10 primeros corredores, adelante de 492 competidores, y esto a pesar de que, en cada puesto de control y abastecimiento se detuvo a amamantar a su bebé durante la competencia…. ¡Increíble!

* Por otra parte, los tarahumaras no hablan de todas las cosas que nosotros hablamos: ni de la nueva tecnología para correr, ni de enfocarse mentalmente, ni de enfermedades del corazón, colesterol o cáncer; tampoco les preocupan los crímenes en las ciudades, la guerra, la violencia, la depresión. Ellos están “libres” de nuestra “sociedad moderna”, y son felices con menos de lo que imaginamos.

Tarahumara y blanco correnNo podemos resolver todas las preguntas, pero sí analizarlas. ¿Por qué los tarahumaras no pelean o no mueren de enfermedades del corazón?… ¿Por qué la etiope Derartu Tulu, a los 37 años de edad, sin haber corrido un maratón en 8 años, pudo ganar el Maratón de Nueva York batiendo a la maratonista más rápida de la historia, la británica Paula Radcliffe, después de que unos meses antes casi muere al dar a luz a su hijo?… ¿Cómo puede ser tan fuerte una mujer cuando muchas veces nos pareciera más débil que un hombre?… ¿Por que pueden ser más fuertes y resistentes los tarahumaras que los simples humanos citadinos como nosotros?…. ¿Será que nos hace falta correr para cazar y comer o recorrer grandes distancias para subsistir?…

McDougall comenta que quizá necesitamos regresar a esa sensación de libertad y de disfrutar correr como lo han hecho los tarahumaras, en la esencia básica de lo que es correr. Quizá eso ha hecho que sean una de las culturas más saludables y serenas de nuestro tiempo.

Más información sobre McDougall y su libro “Born to Run” AQUÍ…

Por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com

Fuentes:
bbc.com
www.ted.com
www.tribunanoticias.mx
es.wikipedia.org

COMPARTIR