Ok, lo admito, soy un poco demonio de la cafeína, (pasé casi ocho años de mi vida sin beber ni siquiera un sorbo de café, té ni referesco). Pero ahora, un café americano pequeño por la mañana y generalmente otro a media tarde es lo que tomo en promedio los siete días de la semana. Parte de mi rutina actual para el día de una carrera incluye un par de cafés Expresso exactamente dos horas antes del disparo de salida. Esto se ha convertido en una parte tan importante en el proceso de preparación para mí como asegurarme que las agujetas de los tenis estén bien sujetas.

¿Por qué?

Aparte de los obvios efectos de sentirte bien despierto y alerta casi instantáneamente, mi cuerpo verdaderamente se siente como si estuviera mejor preparado para dar un rendimiento máximo en la línea de salida que si me hubiera perdido la taza de café de la mañana. Quizá es mental, quizá no, pero el estudio parece apoyar algunas de mis sospechas y dice que el consumo de cafeína puede proporcionar un beneficio en el desempeño para los atletas de deportes de resistencia como yo.

¿Qué tan benéfico es? “Un pequeño incremento en el desempeño vía la cafeína puede significar la diferencia entre una medalla de oro en los Juegos Olímpicos y también en una carrera?” Esto fue citado por el Dr. Rob James, investigador principal en la Universidad Coventry en Inglaterra, en un artículo en junio de 2010.

James, quien anunció los resultados completos del estudio en la Reunión Anual de la Sociedad para la Biología Experimental en Praga el 30 de junio de 2010, diciendo que altas dosis de cafeína aumentaron la potencia muscular y mejoraron el rendimiento en casi un 6%
corredora con café

Por lo que, puedes consumir un par de tazas de café o té antes de correr tu mejor marca personal en tu próxima carrera. Pero, ¿debería ser castigado por usar una posible droga para mejorar el rendimiento? Todo depende de quien lo pregunta. La World Anti-Doping Agency no piensa eso, y no lo ha pensado desde que eliminó la cafeína de la lista de substancias prohibidas en 2004. De manera interesante, sin embargo, la NCAA se siente diferente, diciendo que “si la concentración de cafeína en la orina excede los 15 microgramos/mililitro, un atleta será suspendido de la competencia”.

Las dos cosas que necesitan ser examinadas con más detalle aquí es qué cantidad de cafeína constituye una “alta dosis”, y que tan grande es realmente una mejora del rendimiento del 6%, especialmente para los atletas más rápidos.

Para un atleta de 61 kilogramos de peso, por ejemplo, esto equivale aproximadamente 48 onzas de café ó 4 tazas de 12 onzas, a pocas horas antes de la competencia. (Para darnos una idea: una taza común tiene tan solo 8 onzas). En pocas palabras, alguien como yo tendría que ingerir pastillas de cafeína, inyectarlas con un concentrado de cafeína o tener la vejiga más eficiente del planeta para poder consumir esta cantidad de cafeína en circunstancias normales.

Por otra parte, un 6% de mejora en el desempeño parece ser muy alto también, especialmente para los atletas elite o para un nivel sub-elite. Un atleta que corre 10 km en 31 minutos, por ejemplo, tendría que mejorar por menos 1 minuto y 51.6 segundos sobre los 10 km de carrera. Incluso una mejora del 3% en el mismo escenario tomaría casi un minuto de descuento tan rápido como el tiempo para finalizar. A un paso de 5 minutos/milla o más rápido, una mejora del 6% es absurda y definitivamente vale la pena profundizar.

Personalmente, nunca he estado tan cerca de una mejora tan grande en ninguna distancia desde que empecé mi rutina de 2 tazas de café por día, pero sí creo en el estímulo innegable que la cafeína proporciona al sistema nervioso central que mantiene mis sentidos agudos cuando llega el momento de correr, lo que a su vez me ayuda a desempeñarme mejor que si estuviera parado letárgico en la línea de salida. Yo sospecho que, para otros atletas en deportes de resistencia, los efectos del consumo de café son similares.

Por lo tanto, ¿qué concluimos de este estudio? Si te hace sentir mejor, toma una taza de café o té antes de tu próxima gran carrera o entrenamiento clave. De hecho, si te resulta difícil despertar bien y concentrarte antes del disparo de salida, podría ser la llamada de atención que necesitas para despertar bien.

Por Mario Fraioli para: running.pocketoutdoormedia.com

Traducción y edición por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com