Triatlón y vacaciones, una buena combinación

¡Al fin llegaron las vacaciones!… Y no sé ustedes pero, personalmente, me gusta la idea de saber que tendré más tiempo para entrenar y, de igual manera, para descansar y hacer todas esas cosas que, tantas veces por el trabajo y entrenamiento, no hacemos.

Podemos inventar alguna salida más larga en bici o elegir una nueva ruta. Y si salimos con un grupo de amigos triatletas fuera de la ciudad pues mejor, casi seguro será un sitio donde podremos nadar en algún lago, laguna, río o mar, o correr a campo traviesa, en el bosque, el llano, o en la arena.  En fin, vamos a hacer ejercicio aún sin seguir el rígido plan de entrenamiento al que estamos acostumbrados.

La verdad es que, como triatletas, tenemos muchas ventajas porque eso de los “multi-deportes” se nos da y nos encanta. Suponiendo que no pudiéramos nadar o rodar bici, (caminar o correr podemos hacerlo en cualquier parte, sin pretexto), siempre habrá alguna otra actividad que nos atraiga.

Sí, es cierto, somos inquietos, no es fácil pensar que, si vamos a la playa nos vamos a tumbar al sol y no haremos nada más, pero, así como el triatlón mantiene un equilibrio entre los 3 deportes, nosotros también deberíamos tratar de mantener un balance entre entrenar, descansar y, principalmente, convivir y compartir con la familia el tiempo que, por la rutina cotidiana, a veces no podemos dedicar.

He aquí algunas sugerencias para lograr ese equilibrio entre entrenar, compartir y divertirnos.

Familia_Banana-boatSi sales con la familia, que lo principal sea convivir con ellos.
Entrenar para triatlón, por razones obvias, ocupa más tiempo que entrenar para un solo deporte (me refiero obviamente a nuestro nivel amateur y comparado con otros deportes también a nuestro nivel. Entrenar a nivel profesional cualquier deporte es otro asunto). Pero nosotros, sin darnos cuenta, empezamos a ocupar gran parte de nuestro tiempo “libre” en entrenar y, muchas veces, hay que reconocerlo, ese tiempo libre se lo restamos a la convivencia familiar.

Generalmente, las vacaciones de Semana Santa en México son tiempo libre para casi todos, los niños no van a la escuela, los jóvenes incluso a nivel universitario tampoco, y los papás pueden tomarse un par de días de asueto en sus trabajos, por lo que SÍ es muy importante aprovechar ese tiempo juntos para compartir, relajarse y divertirse. Entrenar entonces pasará a un segundo plano, que, si te organizas bien, puedes manejarlo y entrenar un poco.

Piensa en las vacaciones como la semana de recuperación.
En general, los programas de entrenamiento se pueden dividir en ciclos mensuales, en donde las 3 primeras semanas se aumenta la intensidad o distancia de manera progresiva y la cuarta y última se usa para recuperarse, por lo que las cargas de trabajo disminuyen. Procura que esa semana “suave” en cuanto a entrenamiento coincida con tu semana de vacaciones.

Fam_atardecerSé creativo y disfruta a donde vayas.
Si vas a la playa aprovecha para nadar en el mar. Es delicioso sentir el agua de mar y el movimiento de las olas. Ver quizá algunos peces o las gaviotas volando sobre tu cabeza.  Simplemente quédate un rato flotando y platicando de una y mil cosas con tu pareja, tus hijos, tus familiares o amigos. A lo mejor no haces los miles de metros que te tocarían nadar, pero estar flotando en el mar te relajará y, por supuesto, te servirá de ejercicio.  Muy temprano por la mañana o por la noche, puedes caminar o correr en la playa. Vas a sudar mucho pero muy rico y tanto el amanecer como ver ocultarse el sol en el horizonte son vistas tan increíbles y maravillosas que siempre valdrá la pena estar ahí para disfrutarlas. Y si puedes llevar la bici y rodar en alguna carretera segura, e incluso al lado del mar, qué mejor. Pero si no se puede (porque claro, la bici siempre ocupa mucho espacio en el equipaje), generalmente los gimnasios de los hoteles cuentan con alguna bicicleta fija en la que podrías hacer intervalos o algún otro tipo de ejercicio.

Si te ejercitas tú solo, procura hacerlo temprano.
Si no puedes compartir ese momento de ejercicio con tu familia, trata de hacerlo temprano para que, cuando ellos propongan un plan para el día, tú puedas acompañarlos sin problema pues sabes que ya hiciste “tu tarea”.

Familia_stand-up-paddleAprovecha para practicar otros deportes.
Hay muchas actividades que nos gustaría hacer y las vacaciones son una gran oportunidad para probar. La enorme variedad de deportes o actividades acuáticas que hoy existen es increíble. Puedes esquiar en agua, practicar “Stand-up paddle boarding” (parado sobre una tabla de surf y te mueves con un remo), tubing (lanchas de inflar hechas como llantas enormes que pueden jalarte desde otra lancha o dejarte libre descender por un río, por ejemplo), velear, windsurf, kitesurfing, snorkelear, remar en lancha o en kayak, en fin, hay mil cosas con las que puedes divertirte en familia.

Si vas al campo, caminar en el cerro o montaña es también muy buen ejercicio y es maravilloso estar en contacto con la naturaleza, aprende uno mucho de lo que hay que cuidar y de lo nocivo que somos, en ocasiones, los seres humanos. Puedes hacer bici de montaña, es muy emocionante, divertida y bien cansada. Puedes correr a campo traviesa y, creéme, el camino no se acaba, quien acabará cansado es uno, pero muy a gusto y contento.

Ironman_run_Lake_PlacidSi estás entrenando para un 70.3 ó un IM, la cosa es más especial.
El Ironman 70.3 y el Ironman son competencias muy demandantes, decidimos hacerlas cuando estamos muy seguros de lo que su preparación implica, no sólo físicamente hablando, sino también mentalmente. Sabemos que nos va a ocupar muchas horas libres de nuestro tiempo, y no solo eso sino también el esfuerzo y trabajo que se tiene que hacer en cada sesión de entrenamiento. Si somos demasiado rigurosos podríamos evitar incluso las vacaciones para “no perder” parte del entrenamiento, pero si somos un poco más flexibles e inteligentes (y créanme que ambas virtudes son necesarias para hacer un IM, hay que aprender a resolver en todo momento de la competencia), podemos manejarlo de la mejor manera posible.  Hace mucho tiempo, cuando nos preparábamos para nuestro primer Ironman, se cruzaron justo las vacaciones de Semana Santa. Y teníamos que hacer distancia larga tanto en bici como corriendo.  Un amigo tenía una casa en Cuernavaca y nos invito a “entrenar” dos o tres días por allá. El Viernes Santo, que es un día más tranquilo en cuanto al tráfico vehicular, decidimos hacer la  distancia de bici en parte de la Autopista del Sol (cuando todavía se permitía, hace muchos años), y en la carretera que va al Aeropuerto de Cuernavaca. Luego regresamos a su casa, preparamos una buena comida y descansamos y nos relajamos en la alberca. Había que recuperarse bien para el día siguiente pues nos tocaba la distancia de carrera. Corrimos 3 horas en la carretera y poblaciones cercanas al aeropuerto. Las “tienditas” fueron nuestro abastecimiento para mantenernos bien hidratados. Igual que el día anterior, terminamos en la alberca, tranquilos, relajados, comimos bien y nos recuperamos. El domingo fue descanso total de ejercicio y regresamos a casa para trabajar al día siguiente.

Creo que el entrenamiento del Ironman ó 70.3 sí es muy específico y depende de cada quien la decisión que tome con respecto a su entrenamiento en vacaciones. Lo que sí puedo sugerir es tratar de aprovechar estos días para descansar y recuperarnos, que muchas veces no le damos la importancia que realmente tiene. Generalmente estamos preguntando: “¿Cuántos kilómetros corriste?”, o “¿Cuánto rodaste?”, y nunca nos preguntamos: “¿Cuántas horas dormiste?”…. “¿Cuánto te falta descansar para recuperarte completamente?”… Y la recuperación créanme, es bien importante.

Y si te quedas en la ciudad, ¡aprovéchala!
Nuestra gran ciudad capital tiene mil y un actividades que ofrecer, y más de una vez por la misma rutina tan apretada que tenemos y por lo difícil que es transladarse de un lado a otro (hay tráfico por todas partes y a todas horas), no podemos hacer todo lo que quisiéramos.
Hay muchos lugares para correr a campo traviesa, que nos pueden parecer lejos entre semana pero en estos días es posible acercarse, al Sur, por ejemplo, está el Bosque de Tlalpan, el Ajusco, el llano que está al lado del Mercado de Flores de Xochimilco. Cuemanco puede ser una opción también, (aunque es correr en pavimento), y los largos cicuitos de Ciudad Universitaria.  Al Oeste está el Desierto de Los Leones, donde también se puede rodar bici, y del otro lado de la carretera el famoso Ocotal, un bosque muy lindo para correr e incluso para caminar.  El Bosque de Chapultepec en cualquiera de sus secciones ofrece mucho espacio para correr o andar en bici.  También se puede correr, aunque no a campo traviesa, en el Parque de Los Remedios y el Parque Naucalli al Norte de la ciudad, en el Estado de México.

Y si pensamos no solo en entrenar, hay enemil cines, teatros, museos, que visitar.
Habría que aprovechar una visita el Centro Histórico, por ejemplo, caminar por sus andadores solo para peatones, comer rico en algún restaurante, visitar La Catedral Metropolitana y las muchas iglesias que hay a su alrededor con sus actividades propias de la Semana Santa.

Y para que te animes a seguir entrenando te invitamos a participar en los próximos triatlones de Asdeporte:

Abril 29 – 30o. Triatlón Valle de Bravo y Ironkids…
Mayo 20 – Copa Panamericana de Triatlón ITU Ixtapa-Zihuatanejo…
Mayo 21 – Ironkids Ixtapa-Zihuatanejo…
Junio 10 – Copa Panamericana de Triatlón ITU Huatulco GMC…
Julio 29 – Triatlón Tequesquitengo…
Julio 30 – Ironkids Tequesquitengo y Sólo Novatas…
Septiembre 2 – Triatlón Veracruz…
Septiembre 3 – Ironkids Veracruz y Sólo Novatas…
Septiembre 30 – Triatlón Cozumel y Ironkids…

Descansa y disfruta tus vacaciones, aprovecha hacer actividades diferentes y tómalo como un tiempo de recuperación y relajamiento con tu familia y amigos.

¡Muy felices vacaciones para todos!

Por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com

VíaClaudia Plasencia
COMPARTIR