Cuando Rock´n´Roll Marathon Series llega a México deciden hacer el primer evento en la capital mexicana, por supuesto, y para continuar con la Serie se elige como primera sede a Mérida, capital del estado de Yucatán, al sureste de nuestro país. Pero, ¿por qué Mérida de entre tantas otras hermosas ciudades en México?

Mérida es una de las ciudades más bonitas y seguras de México, con mucha cultura, historia y tradiciones atractivas para todo público. El estado de Yucatán cuenta con muchas zonas arqueológicas así como “Pueblos Mágicos” que gustan mucho a los turistas y atractivos tan especiales y únicos como los famosos “cenotes”, que son ríos subterráneos propios solo de esta zona. Además, Mérida tiene la infraestructura necesaria para recibir miles de corredores y sus acompañantes.

La ciudad en sí tiene mucho que ofrecer al visitante. Puedes empezar por recorrer el Centro histórico y la “Plaza Grande”, como la llaman comunmente los yucatecos, llena de vida y colorido con los puestos de flores, artesanías, comida, así como los bailes y actividades culturales. Dicha plaza está flanqueada por 4 edificaciones importantes:

La Catedral de Mérida.- Conocida también como la Catedral de San Idelfonso, es la catedral más antigua de todo México. Fue abierta en 1598 después de 37 años de construcción. Su fachada es de tipo renacentista enmarcada por 2 torres de estilo morisco.

El Palacio de Gobierno.- Edificio de finales del Siglo XIX. En el Salón de Actos de la planta alta se presenta la historia de Yucatán a través de pinturas realizadas por Fernando Castro Pacheco, en donde podemos apreciar la crueldad de la “Guerra de Castas”.

La Casa de los Montejo.- Construida por y para la familia de los Montejo, fundadores de Yucatán, fue heredada a sus hijos hasta 1840 cuando fue adquirida por Don Simón Peón quien empieza a hacer modificaciones. Después, Manuel Arrigunaga, esposo de una de sus hijas, hizo cambios importantes como ocultar las columnas transformándolas en pilastras, piso de mármol nuevo, añadió baños a las habitaciones y renovó la antigua carpintería dándole un aspecto neoclásico a las puertas. La fachada de la entrada principal es lo único que se mantiene de la casa original, en donde se puede ver el escudo de las armas de los Montejo en la parte superior y dos guerreros vigilantes españoles que descansan sobre las cabezas de indios vencidos.

Centro Cultural Olimpo.- El primer edificio construido data de 1707, pasando por varias funciones y propietarios. En 1974 es demolido y el terreno vendido al Ayuntamiento donde deciden construir el Centro Cultural Municipal volviendo así al esquema de plaza cerrada. Después de un par de años retomó el nombre de Olimpo en remembranza de uno de los antiguos establecimientos. Cuenta con un planetario, biblioteca, funciones de cine, video-sala, salón de conferencias y exposiciones.

Ahora bien, si salimos del centro también hay mucho que descubrir:

El Paseo de Montejo.- Es la avenida principal de Mérida y lleva el nombre de sus fundadores. En 1888 se colocó la primera piedra y fue inaugurado hasta 1906. Empieza en el barrio de Santa Ana, en el centro de la ciudad, y llega hasta la salida hacia Puerto Progreso. Fue diseñado como los boulevares franceses, flanqueado por frondosos árboles, con un camellón y varias glorietas. A lo largo del Paseo Montejo hay numerosos monumentos y edificios emblemáticos de la ciudad, construidos la mayoría a principios del Siglo XX.

Gran Museo del Mundo Maya.- Inaugurado en diciembre de 2012, responde a todas tus preguntas sobre cómo se originó la cultura maya, por qué desapareció y por qué se le considera una de las civilizaciones más trascendentes del mundo antiguo. Cuenta con innovadoras propuestas de interacción y resguarda el acervo del antiguo Museo Regional de Yucatán o Palacio Cantón.
www.granmuseodelmundomaya.com.mx

Y si salimos de la ciudad seguimos encontrando lugares fascinantes:

Izamal.- Ubicada a 66.5 km al Este de Mérida, es conocida como la “Ciudad de las tres culturas” por su vigorosa herencia cultural de la época Prehispánica, Colonial y del México contemporáneo. Después de la conquista los españoles construyeron un templo cristiano encima de una gran pirámide así como el convento franciscano de San Antonio de Padua. Izamal se distingue también por tener el segundo atrio más grande del mundo, superado únicamente por la Plaza de San Pedro en Roma.

Chichén-Itzá.- Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998, se ubica a 115 km de Mérida. Fue fundada 525 d.C., y abandonada en el 1250 d.C. Los españoles quedaron impresionados ante el complejo arquitectónico en medio de la selva. Los mayas lo llamaban “Chichén” (“boca del pozo”) e “Itzá” (“de los brujos de agua”). El templo principal, la “Pirámide de Kukulcán” o “El Castillo” prueba los conocimientos de los mayas en matemáticas, astronomía, geometría y acústica. La pirámide es un calendario tridimensional exacto: 18 cuerpos (el número de meses de 20 días cada uno) y 365 peldaños (días del año).

Por si esto fuera poco, la “comida yucateca” es de lo más variado y delicioso que puedas encontrar. Su esquisités se basa en una mezcla de ingredientes utilizados por los antiguos mayas, sabores traídos de Europa y después aportaciones caribeñas y del Medio Oriente. Todo esto da origen a platillos tan tradicionales como deliciosos: la cochinita pibil, los papadzules, panuchos yucatecos, la sopa de lima, el ceviche, queso relleno, el pescado a la Tikinxi, Xtabentún, el dulce de papaya y mucho más.

En general la comida mexicana es muy rica en todo nuestro país, no solo por su sabor sino también por su diversidad, pero cada zona tiene sus especialidades, y Yucatán se distingue por su gran variedad y delicias.

Mérida es una de las ciudades más antiguas de México. Fundada el 6 de enero de 1542 por el conquistador español Francisco de Montejo “El Mozo”, fue construida sobre las ruinas de la población maya “T’Ho”. Cuando los españoles la encontraron la ciudad estaba abandonada, casi toda en ruinas pero habitaban en ella cientos de indígenas mal nutridos. Fue bautizada como “Mérida” por la ciudad homónima en Extremadura, España, de donde procedían algunos de los conquistadores. Las piedras cortadas y labradas de la ciudad maya fueron utilizadas por los españoles para construir los edificios de la nueva ciudad.

El sobrenombre de “Ciudad blanca” no es por el encalado blanco con el que solían pintarse sus fachadas en la época colonial, sino porque, desde su fundación los Montejo querían “una ciudad solo para blancos”, ya que temían a los mayas a quienes nunca pudieron abatir por completo. La cruel y prolongada “Guerra de Castas” fue muestra de ello. Finalmente aceptaron que necesitaban de la mano de obra de los indígenas y aprendieron a convivir con ellos. Y justamente de la relación entre ambas culturas, la española y la maya, surgen tradiciones tan arraigadas a ambas culturas como es el “Día de Muertos”.

“Día de Muertos”.- Los orígenes de esta celebración se remontan a la época precolombina, mucho antes de la llegada de los españoles, donde los indígenas celebraban a sus muertos. Con la llegada de los conquistadores y la evangelización católica, que también recuerda a los muertos, la sinérgia fue tal que surgió el “Día de Muertos” como una festividad auténticamente mexicana. En ésta los muertos vienen a visitar a sus familiares vivos. Para ello, se colocan “altares”, con las fotos de los familiares fallecidos, veladoras, pan de muerto y el “Hanal Pixán”, (vocablo maya que define la comida tradicional que se ofrece a los muertos). Se adorna con el tradicional “papel picado” (papel de china de colores vivos con recortes que dejan ver figuras muy mexicanas), así como la flor típica del “Cempasúchil” (“la flor del camino de regreso a casa”), y en Mérida se usan también flores silvestres como pompones, claveles y rosas, entre otras.

Dado que el “Día de Muertos” se celebra el 2 de noviembre, la fecha coincidía con el mismo fin de semana del primer Rock´n´Roll Half Marathon Mérida, celebrado el 31 de octubre de 2015 con las distancias de 21 y 10 km y animados por “Café Tacuba” y “La Vida Boheme”. El éxito fue contundente, hubo muchas catrinas, calacas, charros negros, lloronas, el guerrero maya, luchadores zombi, todos corriendo y divirtiéndose a ritmo de rock´n´roll, el buen ánimo de los yucatecos y la deliciosa comida hicieron una gran fiesta.

Desde entonces se ha venido realizando cada año, y el sábado 3 de noviembre, un día después del “Día de Muertos”, celebraremos la 4a edición. Anímate a participar corriendo y rockeando con los disfraces más típicos de la temporada, la mejor música de rock´n´roll y el buen ánimo de los yucatecos.

Más información e inscripciones AQUÍ…

Por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com