Debo confesar que la primera vez que escuché hablar sobre una «carrera virtual» fue cuando mi amiga Nelly, quien quería organizar una carrera de 5 km el año pasado solo para mujeres, por miles de razones no se pudo hacer y decidió hacerla virtual. Yo tenía muchas ganas de correr los 5 km, pero cuando me dijo que no podría ser presencial sino virtual, no supe qué decir. ¿Cómo iba a correr 5km «de manera virtual»? ¿Cómo era eso de que cada quien correría cuando pudiera y en donde estuviera? Finalmente me fui de vacaciones de Navidad y cuando regresé me platicó lo bien que les había ido. Había logrado reunir casi 300 mujeres quienes, con gran entusiasmo, corrieron 5 km el 31 de diciembre desde diferentes lugares de nuestro país, incluso dos amigas desde España. Y todas unidas por las redes sociales, nadie se sintió corriendo “sola” como yo pensaba, por el contrario, fue una carrera muy especial. (Sí, yo también hubiera podido correr desde donde estaba).

El tema de las carreras virtuales lo dejé por un rato pero, cuando se presentó esto del coronavirus y empezaron a cerrar todos los espacios para hacer ejercicio y a confinarnos a todos en nuestros hogares, entonces empieza uno a buscar ¿qué más podemos hacer? Y me encontré con que las carreras virtuales se hacen en Estados Unidos desde hace casi 10 años.

¿Cómo empezaron las CARRERAS VIRTUALES?

Años atrás, en Estados Unidos, antes de que se hicieran encuentros de Atletismo para el Campeonato Nacional escolar, los estudiantes de secundaria corrían en sus respectivas escuelas y enviaban por correo sus tiempos para la Competencia Nacional Postal, los profesores encargados revisaban los resultados, el campeón era seleccionado y anunciado. Ese fue el primer modelo previo a las carreras virtuales.

No queda muy claro cuando las carreras virtuales dieron el salto para convertirse en carreras masivas. Para algunos organizadores fue la respuesta a las muchas solicitudes que hacían algunos corredores que querían participar en ciertas carreras pero, por vivir tan lejos, no podían hacerlo. De cualquier manera, las carreras virtuales han crecido en popularidad en los últimos años tanto en Estados Unidos como en otros países del mundo. Y es porque son un formato muy flexible que puede adaptarse a las necesidades específicas de cada competidor, además de ofrecer grandes beneficios en general para todos los participantes.

Los BENEFICIOS

Para empezar, puedes correr a la hora que prefieras, si eres de los que se levanta muy temprano, puedes madrugar, correr y enviar tus resultados temprano. Pero si eres de los que les gusta dormir más tiempo, puedes despertar a la hora que quieras, irte a correr, y subir tus resultados cuando puedas (generalmente te dan cierto tiempo para correr, a veces un día, a veces más, y tienes un tiempo límite para cargar tus resultados en línea). Como tú tienes que llevar tu propio abastecimiento, pues te pone a pensar que es lo que más te gusta, la bebida que mejor te funciona y eso es lo que llevas.

Tú eliges donde correr: por las calles de tu casa, en el parque, en el bosque, en el lugar que más te gusta y mejor te acomoda. Evitas el problema de tener que salir demasiado temprano para llegar y buscar donde estacionarte. Tener que buscar el guardarropa, no tienes que hacer las largas filas para entrar a un baño portátil. No hay disparo de salida, ni nervios antes de iniciar, ni siquiera hay una línea de salida. Cuando terminas de correr subes tus resultados en línea, los comentas en redes sociales, puedes ver cómo les fue a otros competidores, leer sus comentarios y comunicarte con ellos, platicar sobre la carrera. Después de subir los resultados, a los pocos días recibes tu medalla de finalista.

Tequisquiapan

 

Esa es la clase de flexibilidad que ofrecen las carreras virtuales y es una nueva modalidad en la comunidad de corredores. La inscripción o registro se hace en línea, es muy sencillo, eliges la distancia y quedas inscrito. Te envían tu confirmación por correo electrónico y en ocasiones hasta un número de competidor para imprimir.

Sí, puede parecer extraño para quienes estamos acostumbrados a las carreras tradicionales, pero los organizadores de carreras de ruta dicen que las carreras virtuales son una gran opción para quienes les gustan las conveniencias.

Mark Petrillo, fundador de Virtual Strides, una pequeña empresa estadounidense que organiza carreras virtuales, dona un gran porcentaje de las ganancias a organizaciones benéficas con causa. “Hay muchas personas que les encantaría participar en una carrera pero por una u otra razón no pueden hacerlo, por lo que las carreras virtuales son una buena opción”.

Por su parte, Alex Anastasiadis, propietario de Running on the Wall, una tienda en línea que vende artículos para correr, opina que: “Las carreras virtuales pueden usarse como experimento para probar nuevos planes de entrenamiento y métodos para encontrar qué funciona mejor para ti en cuanto a nutrición e hidratación antes y durante la carrera, suplementos, descanso y caminar un tiempo antes de la carrera, incluso la ropa que utilizarías en una carrera presencial y otros factores muy importantes que podrían ayudar en tu competencia”.

¿Cómo funcionan las CARRERAS VIRTUALES?

La mayoría de las carreras virtuales funcionan de manera similar: el participante elige la carrera, decide una distancia, se registra y paga. Algunas carreras son gratuitas otras tienen un costo, pero, generalmente, son más económicas que las carreras presenciales. Permiten a los competidores completar la distancia en cualquier momento, otras piden iniciar al mismo tiempo para conectarse por redes sociales y estarse haciendo compañía; pero eso sí, TODAS ofrecen su medalla de finalista a todos los competidores.

Carrera Virtual Día de las Madres

Después de la carrera virtual, los competidores envían sus tiempos por internet y, al cabo de unos días, reciben su medalla de finalista por correo. Algunos organizadores ofrecen también el paquete de competidor e incluso el número dorsal. “Para nosotros, las carreras virtuales no son un reemplazo de las carreras presenciales, pero sí una nueva opción”, dice Anastasiadis, y añade: “Ambas deberían ser parte de los planes de entrenamiento y métodos de entrenamiento que podemos usar para ser mejores corredores”. En la actualidad, muchas carreras de ruta tradicionales están sumando la versión virtual para sus eventos como una alternativa más para los participantes. El Maratón de Praga, por ejemplo, y el Road Race Falmouth en Massachusetts ofrecen carreras vituales además de la carrera tradicional en persona. Walt Disney World Radio Running Team’s Tomorrowland Virtual Race, ofrece a los corredores carreras virtuales para su serie de medios maratones y maratones.

Además, el costo de una carrera virtual es típicamente menor al de la carrera tradicional, lo cual es lógico, no hay la cantidad de gastos que implica organizar una carrera presencial y masiva. Esto permite ahorrar dinero a los competidores y quizá competir con más frecuencia y, de la misma manera, el organizador puede hacer más eventos virtuales de los que podría hacer carreras presenciales.

Por otra parte y muy importante, el alcance que puede tener una carrera virtual es mucho mayor que una carrera presencial. Las carreras tradicionales tienen que poner un cupo límite de participación de acuerdo al espacio que tienen para correr, a la distancia, al presupuesto, en fin, muchas limitantes. En cambio, una carrera virtual, prácticamente puede crecer conforme el interés de los usuarios.

En nuestro país, en donde las carreras virtuales no habían despegado, la pandemia del COVID-19, el confinamiento obligado y lo difícil que va a ser regresar a correr de manera masiva como estábamos acostumbrados, las carreras virtuales definitivamente están siendo una muy buena alternativa para quienes queremos seguir corriendo.

Muchos corredores dirán que no es lo mismo correr de manera masiva con cientos o miles de corredores a tu alrededor, con todo el ambiente que se genera y la emoción que causa ver las calles LLENAS DE CORREDORES. Y es cierto, no es lo mismo, simplemente las carreras virtuales son otra alternativa para correr y competir. Y, en estos momentos, no solo es una BUENA OPCIÓN, ES nuestra ÚNICA opción para seguir motivados entrenando y compitiendo, probando como van nuestros entrenamientos.

¿Alguien recuerda cuando salieron los videcasete? ¿Que podías rentar o comprar una película y ver tranquilamente en tu casa? Muchos dijeron que el cine iba desaparecer, que la gente iba a preferir quedarse en casa a ver su película favorita en lugar de ir al cine. Eso no sucedió, y no va a suceder. Pese a que ahora hay mucha más tecnología y puedes ver cientos de películas tranquilito en casa y desde tu teléfono si quieres, nunca va a desplazar la experiencia de ir al cine, de salir de casa, bien acompañado, comprar las clásicas palomitas y sentarte frente a la enorme pantalla y el sonido espectacular de un cine, rodeado de más personas, para disfrutar de una buena película. Simplemente la tecnología ofrece nuevas alternativas con nuevos beneficios, eso es todo. O cuando salieron los libros electrónicos, si, son muy prácticos, puedes descargarlos y traerlos en cualquier dispositivo y leer cuando quieras, pero los libros NO van a desaparecer, abrir un libro y hojearlo para llegar a la página donde te quedaste, tocarlo, y volver a leer y releer esa idea o párrafo que tanto te gustó, nunca va a ser igual que verla en un libro electrónico. Simplemente son otra opción, con otros beneficios.

Cierto es que, en las carreras virtuales, también hay comunicación en vivo y en directo con los cientos y miles de corredores que están conectados, igual que nosotros, “en línea”, con un mismo objetivo y que también pueden comunicarse unos y otros, y suben sus fotos, y te ríes y chateas, y te diviertes y también es emocionante. Pero nunca será lo mismo que vernos las caras, en vivo y a todo color, y poder sonreír (sin un cubre-bocas que tapa media cara), y desear buena suerte a quien esté cerca de nosotros. Y cuando suena el disparo de salida, sentir esa adrenalina que nos hace correr y dar nuestro mejor esfuerzo, y disfrutar de la emoción que, entre todos, generamos al correr.

Las carreras masivas volverán, estoy segura, volveremos a correr juntos, no lo duden. Volveremos a vernos las caras y a llenar FELICES las calles de corredores emocionados gritando: ¡ÁNIMO!, ¡VAMOS!, ¡TÚ PUEDES! Pero mientras eso sucede, aprovechemos la tecnología y «la magia» que surge de las carreras virtuales.

Corriendo felices

Por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com
Fuente:
www.active.com

VíaClaudia Plasencia
COMPARTIR