Protégete de las alergias

Nutrición en movimiento - Marzo 2018

Marzo, inicio de la Primavera… ¡y de las alergias!

La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal caracterizada por síntomas de comezón, estornudos, escurrimiento y congestión nasal inducidos por una respuesta medida del sistema inmune (IgE). En México hasta 48% de la población reporta haber tenido síntomas de rinitis en los últimos 12 meses. En Estados Unidos es la enfermedad atópica más frecuente y más de 80 millones de personas la sufren siendo un padecimiento incapacitante tanto en lo social como en lo profesional.

En los ojos, la conjuntivitis alérgica es la más común de las alergias de temporada. Síntomas como picazón, ojos llorosos, rojos e hinchados generalmente son resultado de la exposición al polen y otros compuestos alérgenos que causan enorme malestar.

Así pues, para que no entres dentro de las estadísticas y caigas en las manos de las incomodísimas alergias de temporada, te damos algunas recomendaciones:

– Aumenta el consumo de frutas, verduras y yogurt.
Así es, un cuerpo lleno de vitaminas, minerales, fibra (prebiótico) y probióticos tendrá un sistema inmune más fuerte para reaccionar mejor contra las alergias.

– Bebe más agua natural.
El lagrimeo, los mocos y las secreciones causadas por las alergias deshidratan, lo mejor que puedes hacer es tomar mucha agua para sentirte mejor.

– Entrena en lugares cerrados, sobre todo por las mañanas (entre 5:00 y 10:00 a.m.)

La hora pico del polen es por la mañana, así que, si sueles entrenar muy temprano, intenta hacerlo en lugares cerrados. Si prefieres salir al aire libre necesitarás usar cubrebocas y lentes para protegerte. Evita tallarte la cara y los ojos.
.
.
– Si está lloviendo, sal.
Es el mejor momento. Eso sí, cúbrete con ropa adecuada, pero aprovecha que la lluvia mantiene los alérgenos lejos de tus vías respiratorias y ojos.

– Si estás cansado, quédate.
Un cuerpo cansado es un cuerpo vulnerable. Es mejor que descanses a que la crisis alérgica dure más tiempo.

– Cierra ventanas (casa, oficina y auto).
Durante el día trata de mantenerte lo más encerrado posible, esto hará que tu cuerpo esté menos expuesto a los alérgenos durante tus sesiones de entrenamiento y cuando lo hagas te sientas mejor. Si es posible usa filtros de aire en donde estés.

– Báñate y/o lávate cara y manos lo más seguidos posible.
Quitar la tierra, el polen y cualquier sustancia de cara, manos, ojos y piel puede ayudarte a pasarla mejor. No es necesario que uses jabones, con agua es suficiente. Usa gotas lubricantes en los ojos si hace falta.

– Medicinas.
No abuses en el uso de medicamentos y antihistamínicos, úsalos sólo en caso de verdadera necesidad y siempre recetados por un médico.

Fuentes:
Prevalencia de rinitis alérgica en poblaciones de varios estados de México. Revista Alergia México. 2015;62:196-201.
Davis Vision:
www.davisvision.com

Sabías que…

El colon es la parte más extensa de tu sistema inmune.

El intestino posee mecanismos de defensa que limitan el acceso de sustancias nocivas al organismo. De hecho, es tan “inteligente” que es capaz de reconocer a los buenos de los malos con ayuda de las enzimas digestivas, el epitelio (la piel) del intestino y la microbiota (comunidad bacteriana en el colon).

Fuente:
Revista Española de Enfermedades Digestivas. Rev. esp. enferm. dig. vol.100 no.1 Madrid ene. 2008

Tips

Verduras como prebiótico.
Las bacterias del intestino nos protegen contra enfermedades y alergias, pero necesitan “comer” y su alimento favorito son los prebióticos. Si aumentas su consumo en tu dieta diaria, garantizas un mejor sistema inmune.

Los prebióticos son sustancias que los humanos no podemos digerir y que pasan intactas al colon, donde las bacterias beneficiosas las aprovechan. Así pues, los diferentes tipos de fibra y los fructo y galacto oligosacáridos son los mejores alimentos de la microbiota.

Ahora, asegúrate de incluir en tu alimentación diaria una ensalada de hojas verdes con alcachofa, espárrago, cebolla o ajo (están llenos de inulina, la fibra favorita de la microbiota), cereales integrales como avena, salvado o tortillas de maíz y frutas como plátano y manzana.

Alimento: Yogurt con probióticos
Los probióticos son las bacterias vivas que se agregan a los alimentos para mejorar sus características y que a la vez favorecen a la microbiota del intestino. El mejor ejemplo es el yogurt que contiene Lactobacillus y Bifidobacterum. Con un vaso de yogurt (sin azúcar) al día verás cómo mejora tu digestión y salud en general.